Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

Juan David Betancur Fernandez

Este podcast está dedicado a los cuentos, mitos y leyendas del mundo.

Start Here
Las monedas de oro (Infantil)
6d ago
Las monedas de oro (Infantil)
Había una vez un rico mercader que estaba planeando hacer un largo viaje, pero estaba preocupado de dejar sus tesoros. Por lo tanto llamo a un amigo y le dijo.  Mira tu eres mi mejor amigo y quisiera encargarte de algo muy importante. Tengo unas monedas  de oro que quisiera dejar a tu cuidado. Dime si tu me los puedes cuidar.  El amigo acepto con gusto y espero en su casa hasta que llego una carretilla con las monedas de oro. El amigo quedo maravillado porque no sabía que eran tantas monedas. Inmediatamente tomo la carretilla y la llevo al establo donde en una de las caballerizas, debajo de el heno oculto las monedas de oro garantizándole al amigo que allí quedarían bien resguardadas.  El mercader quedo muy contento de la ayuda de su amigo y salió al día siguiente de viaje. Paso el tiempo y una mañana llego el mercader después de su viaje y fue directamente a la casa de su amigo para recuperar las monedas de oro.  El amigo al verlo se asusto mucho y cuando el mercader le pregunto por las monedas le dijo.  Mi amigo. Te tengo muy malas noticias. Resulta que en las caballerizas donde ocultamos las monedas de oro hay una ratas y sin que me diera cuenta parece que estas ratas se comieron tus monedas de oro.  El mercader enojado y sospechoso de su amigo, pero en total calma le dijo. No me digas que eso paso. La verdad no sabía que las ratas podían hacer eso. Ya veremos que podemos hacer. De salida de la casa el mercader paso por la caballeriza y allí encontró un bello caballo color azabache que era el orgullo de su amigo. En silencio tomo el caballo y se lo llevo para su hacienda y lo oculto en la parte de atrás de su casa. Al otro día el amigo salió a buscar a su caballo y no lo encontró, asi que sospechando del mercader fue hasta su casa y tocando la puerta le pregunto. Amigo ayer que estabas en mi hacienda, de casualidad no viste mi caballo azabache. Es un caballo muy costoso y no quisiera pensar que alguien se lo robo. Lo quiero mucho y estoy desconsolado.  El mercader haciendose el bobo, le contesto. La verdad es que cuando yo Sali de tu casa, pase cerca de la caballeriza y creo haber visto una lechuza que salia de uno de los corrales. Y podría afirmarte que llevaba un caballo entre sus garras.  Una lechuza. Dijo el amigo. Como me puedes decir esto. Lo que me dices es absolutamente imposible. Es la mayor tonteria que he oído. Una lechuza no puede jamás levantar el peso de un caballo que es 100 veces más pesado que ella.  Em mercader sonrio con una mirada extraña y le dijo. Pues yo vi una lechuza llevando un caballo. Estoy seguro que esa es la culpable. Además si en este pueblo las ratas comen oro, es muy probable que las lechuzas se roben los caballos.  El amigo ladron comprendio que el mercader sabía que estaba mintiendo y disculpándose le reconoció que había robado las monedas de oro y que se las iba a devolver. A cambio el mercader le devolvió su caballo, pero nunca más volvió a creer en la palabra de su disque amigo.
Las monedas de oro (Infantil)
6d ago
Las monedas de oro (Infantil)
Había una vez un rico mercader que estaba planeando hacer un largo viaje, pero estaba preocupado de dejar sus tesoros. Por lo tanto llamo a un amigo y le dijo.  Mira tu eres mi mejor amigo y quisiera encargarte de algo muy importante. Tengo unas monedas  de oro que quisiera dejar a tu cuidado. Dime si tu me los puedes cuidar.  El amigo acepto con gusto y espero en su casa hasta que llego una carretilla con las monedas de oro. El amigo quedo maravillado porque no sabía que eran tantas monedas. Inmediatamente tomo la carretilla y la llevo al establo donde en una de las caballerizas, debajo de el heno oculto las monedas de oro garantizándole al amigo que allí quedarían bien resguardadas.  El mercader quedo muy contento de la ayuda de su amigo y salió al día siguiente de viaje. Paso el tiempo y una mañana llego el mercader después de su viaje y fue directamente a la casa de su amigo para recuperar las monedas de oro.  El amigo al verlo se asusto mucho y cuando el mercader le pregunto por las monedas le dijo.  Mi amigo. Te tengo muy malas noticias. Resulta que en las caballerizas donde ocultamos las monedas de oro hay una ratas y sin que me diera cuenta parece que estas ratas se comieron tus monedas de oro.  El mercader enojado y sospechoso de su amigo, pero en total calma le dijo. No me digas que eso paso. La verdad no sabía que las ratas podían hacer eso. Ya veremos que podemos hacer. De salida de la casa el mercader paso por la caballeriza y allí encontró un bello caballo color azabache que era el orgullo de su amigo. En silencio tomo el caballo y se lo llevo para su hacienda y lo oculto en la parte de atrás de su casa. Al otro día el amigo salió a buscar a su caballo y no lo encontró, asi que sospechando del mercader fue hasta su casa y tocando la puerta le pregunto. Amigo ayer que estabas en mi hacienda, de casualidad no viste mi caballo azabache. Es un caballo muy costoso y no quisiera pensar que alguien se lo robo. Lo quiero mucho y estoy desconsolado.  El mercader haciendose el bobo, le contesto. La verdad es que cuando yo Sali de tu casa, pase cerca de la caballeriza y creo haber visto una lechuza que salia de uno de los corrales. Y podría afirmarte que llevaba un caballo entre sus garras.  Una lechuza. Dijo el amigo. Como me puedes decir esto. Lo que me dices es absolutamente imposible. Es la mayor tonteria que he oído. Una lechuza no puede jamás levantar el peso de un caballo que es 100 veces más pesado que ella.  Em mercader sonrio con una mirada extraña y le dijo. Pues yo vi una lechuza llevando un caballo. Estoy seguro que esa es la culpable. Además si en este pueblo las ratas comen oro, es muy probable que las lechuzas se roben los caballos.  El amigo ladron comprendio que el mercader sabía que estaba mintiendo y disculpándose le reconoció que había robado las monedas de oro y que se las iba a devolver. A cambio el mercader le devolvió su caballo, pero nunca más volvió a creer en la palabra de su disque amigo.
Generosidad
Sep 17 2022
Generosidad
Un honrado padre de familia, cargado de años y de haciendas, quiso arreglar de antemano la herencia entre sus tres hijos, y repartirles sus bienes, fruto de sus trabajos y de su industria.Después de haber hecho tres partes iguales, y de haber asignado a cada uno su lote:—Me queda—dijo—un diamante de gran precio, que destino a aquel de vosotros que mejor sepa merecerlo por medio de alguna acción noble y generosa, y os señalo tres meses para poneros en estado de obtenerlo.Los tres hijos emprendieron cada uno su camino para reunirse el día señalado, en que se presentaron ante su juez, y el mayor contó lo siguiente:—Padre mío, durante mi ausencia, un extranjero se ha encontrado en circunstancias tales, que le han obligado a confiarme toda su fortuna. No tenía de mí prueba alguna ni indicio alguno del depósito; pero yo se lo entregué con toda fidelidad: ¿no creéis digna de alabanza esta prueba de honradez?—Hijo mío—respondió el viejo: has cumplido con tu deber; el que es capaz de obrar de distinto modo, es indigno de vivir entre los hombres, haciéndose el blanco del oprobio universal; debería morir de ver- güenza, porque la probidad es uno de nuestros más sagrados deberes; tu acción es una acción justa, no una acción generosa.El segundo hijo pleiteó su causa en estos términos:—En mi viaje me he encontrado a la orilla de un lago, en el que acababa de caer un niño, que sin duda se habría ahogado a no haberme arrojado al agua para salvarle, en presencia de los habitantes del pueblo inmediato, que puede atestiguar el hecho.—En hora buena—dijo el padre;—pero esta acción no es noble: es humana.En fin, el último de los tres hermanos tomó la palabra, y con el rostro lleno de confusión y en un tono tímido:-Padre mío—dijo:—he encontrado a mi mortal enemigo, quien, habiéndose extraviado por la noche, se había quedado dormido en el borde de un abismo; al movimiento más leve que hubiese hecho al despertar, debía precisamente caer en él; su vida estaba en mis manos; yo me he acercado para despertarle con las debidas precauciones, y le he salvado.—¡Ah!, hijo mío—exclamó el buen viejo transportado de alegría y abrazándolo con ternura:— A ti de debo dar la sortija con el diamante ya que has salvado la vida de un hombre que es tu enemigo, esa es la mayor muestra de generocidad que puedes hacer.
La guitarra (Adultos)
Sep 14 2022
La guitarra (Adultos)
Había una vez un guitarrista que tenía como su mayor pasión tocar la guitarra. Desde pequeño su padre le había enseñado que la guitarra podía ser su mejor aliada cuando creciera. Que debía aprender a tocar bellas canciones y que cuando creciera vería como la reacción de las mujeres sería maravillosa. El muchacho decidió seguir los consejos de su padre y durante años dedicó su tiempo libre a aprender a tocar aquella guitarra. Horas y horas de dedicación poco a poco fueron dando los frutos y después de un tiempo ya conocía aquella guitarra a la perfección. Ya sabía cómo mover sus dedos sobre ella para que produjera sonidos dulces, cómo mover su mano para hacerle sonar con angustia o dolor, como acariciar sus cuerdas para que se elevaran de su caparazón sonidos de placer. El muchacho sentía que aquella guitarra era parte de el mismo y que podía escucharla sonar horas y horas sin cansarse.  La guitarra era su compañía permanente. Ella estaba con él a todo momento y cuando no estaba en su hogar, el la tomaba y colgada de sus hombros la llevaba a todas partes. Así cuando el muchacho llegaba a una reunión de amigos, siempre la guitarra era su compañera. Todos se alegraban de verlo llegar ya que sabían que este muchacho y su guitarra los deleitará con sus melodías, canciones y sonetos.  La pasión de el joven era tal por la guitarra que cuando se iba a dormir la dejaba acostada al lado suyo. Le gustaba sentir el suave y ondulado contorno del cuerpo de la guitarra junto a el, sentía como la boca de la guitarra le llevaba algunos sonidos cuando el se movía y como el mástil le servía de guía para asegurarse de su presencia. Era para el lo más importante de su vida.  Ya un poco mayor, cuando comenzó a estudiar en la universidad, su guitarra fiel compañera, le comenzó a mostrar otras ventajas. Alguna vez sus compañeros lo invitaron a una fogata en la playa y como siempre llevo su guitarra y el mundo cambió para el y para su guitarra.  Como siempre todos lo recibieron alborozados y se sentó junto a la fogata con su guitarra y mientras los pedazos de leña sonaban y dejaban salir fulgurantes colores de fuego en aquella noche estrellada su guitarra comenzaba a sonar con unos leves compases. Todas las miradas de se dirigieron hacia el y el complacido comenzó a tocar y cantar una canción suave, melodiosa, romántica. Una canción que evocaba claramente el amor. Y todas las jóvenes fijaron su atención en aquel muchacho como si una fuerza hipnótica se hubiera apoderado de ellas. Cada movimiento de sus manos sobre el cuerpo de aquella guitarra producía un pequeño tremor en el cuerpo de las jóvenes, cada vibrar de las cuerdas hacía vibrar sus más profundos deseos, cada nota que salía de la boca de aquel instrumento resonaba en sus bocas. Y aquel muchacho empezó a experimentar el éxtasis de ser objeto del deseo. Y comenzó a cantar cada vez más y más y su guitarra lloraba, gemía, cantaba, saltaba y las muchachas resonaban ante cada nota.  Y de pronto una boca dulce se acercó a el y sin saber cómo sus manos dejaron caer la guitarra sobre la arena y estas mismas manos  comenzaron  a recorrer el cuerpo de una joven y sus dedos tocaban ya las fibras más dulces y profundas y la boca de la mujer dejaba salir suaves murmullos cuando las curvas de su cuerpo eran recorridas por las diestras manos de aquel guitarrista.  Y en la playa junto a su guitarra, el joven guitarrista comenzó a practicar una larga noche de pasión y desenfreno. Y cuando la luz del amanecer comenzó a iluminar su cuerpo se levantó y noto que algo faltaba. Su guitarra. Desesperado busco por toda la playa sin encontrarla y nadie le daba razón de su paradero. Y ella desapareció para siempre. Y nunca se enteró que aquella guitarra celosa y dolida de sentirse abandonada se había escapado con otro aprendiz de guitarrista. &nbs
El Toro Semental
Sep 12 2022
El Toro Semental
Había una vez un campesino llamado José al que le nació un toro absolutamente hermoso en su pequeña parcela. El toro desde pequeño tenía una brío y una casta que el campesino no había visto nunca antes. El toro de un negro azabache fue creciendo en su pequeña parcela y el campesino se deleitaba de verlo correr por la parcela. Con el tiempo el toro, comenzó a volverse el líder de la manada debido a su fortaleza y su presencia. Los otros toros se amedrentaban de solo verlo y  las vacas comenzaron a seguirlo permanentemente.  Después de un tiempo el toro comenzó a mostrar las virtudes de semental y cada vez que una vaca estaba lista el toro tomaba su papel y rápidamente las montaba. Su capacidad de semental se demostraba activamente y con el tiempo el campesino vio como su parcela se iba llenando de nuevos becerros y lo mejor de todo es que los becerros estaban naciendo con el porte de su padre.  El campesino vio en esto una gran oportunidad de negocio y cuando los vecinos vieron que la parcela de don José se estaba llenando de bellos vacas y toros, comenzaron a acercarse a el para que les rentara el Toro. Don José que era un hábil negociante comenzó a alquilar el toro y cada que una vaca de un vecino estaba disponible, le enviaba el toro para que le sirviera de semental  Y el toro, haciendo honor a su fama de macho siempre cumplía con su labor y siempre las vacas quedaban preñadas y siempre tenían bellos becerros hijos de aquel toro. Y don José comenzó a volverse rico con el negocio de alquilar el toro.  En la comarca corrió la voz que aquel toro era imprescindible para mejorar la raza de el ganado y así cada vez eran más y más las veces que aquel toro era llevado a otras fincas y haciendas. Y el toro era feliz como semental.  Un día llego a oídos del alcalde que Don José estaba haciendo un gran negocio con la renta del toro y como buen alcalde pensó que aquel toro pudiera ser de utilidad para su pueblo. Así que visitando a don José le propuso que le vendiera el toro al pueblo y así este podría ser prestado sin costo alguno a los dueños de fincas, parcelas y haciendas.  A don José la idea no ale gusto porque sabía que mucho de sus ingresos venían de el alquiler del toro y eran muchas las veces que el toro se alquilaba por mes.  Si lo vendía al municipio no podría seguir recibiendo ese dinero así que se negó. El alcalde que no aceptaba un no por respuesta le dijo  Don José ponga el precio usted. Yo deseo dejar este toro como un servicio público a los habitantes, así ellos no tendrán que pagar por el servicio del toro y usted podrá disfrutar de un buen dinero para crecer su parcela.  Don José de nuevo se negó, pero su hijo que veía en esto una oportunidad de mejorar la finca le dijo. Papa. Acepte así tendremos dinero para comprar más tierras, más semillas y mejorar la producción. Además podemos tener más ganado. Aproveche el dinero que el municipio le esta ofreciendo. Finalmente, como su hijo le estaba rogando decidió vender, muy a su pesar el toro azabache Y este toro fue llevado a los establos del municipio, para ser prestado como semental, sin costo alguno a los dueños de vacas.  Al siguiente día un primer pedido y el toro fue llevado a una finca donde había varias vacas y curiosamente cuando el toro llego allí no les presto ninguna atención, se pasó todo el día pastando sin mirar siquiera a las vacas. Después de varios días de inactividad como semental, lo llevaron donde le alcalde. El alcalde fue donde don José y este le dijo que era posible que algún cambio en la alimentación fuera la razón para la actitud del toro. Le cambiaron la alimentación y el toro se comía todo lo que le proponían. Sin embargo, llevaron el toro donde otro grupo de Vacas y nada. El toro simplemente caminaba por la p
El Gritón (Leyenda Zenú)
Sep 10 2022
El Gritón (Leyenda Zenú)
Había una vez en lo que hoy conocemos como el magdalena medio, en Colombia, una tribu Zenú que vivía en la confluencia de 3 ríos, El rio Sinú, el rio San Jorge y el rio Nechi. Esta región era una región muy fértil y rica en oro y otros metales.  La tribu Zenú era reconocida por su orfebrería y alfarería y todos los miembros eran muy dedicados a las labores diarias cultivando maíz, yuca, frijoles y multitud de frutas. La tribu era reconocida por su capacidad laboriosa.  Cuenta la leyenda que hace muchos años había una india que se comportaba mal con la comunidad. Esta india se negaba a colaborar con el sembrado del maíz y tampoco ayudada con las labores de la comunidad. Y para colmos no seguía las reglas establecidas por siglos por los mayores de la tribu, y para demostrarlo permanentemente insultaba a los ancianos y consejeros. Esta india era un dolor de cabeza para todos en la tribu.  Como era costumbre en la tribu, cuando había un miembro de la comunidad que no siguiera las normas de convivencia debía ser expulsada. Cuando el consejo de ancianos se reunió, llevara ante el a la india y después de ser oída, decidieron que ella tendría que dejar la planicie donde vivían e irse lo más lejos posible.  La india decidió salir inmediatamente, jurando vengarse cuando le fuera posible y tomando el camino de las altas montañas se dirigió a lo que hoy se conoce como los montes de maría. Una zona selvática donde los antiguos habitantes decían que las nubes se besan con las cimas de las montañas.  La india, enojada por haber sido expulsada, estableció su vivienda en lo alto de las montes y allí durante un buen tiempo se dedicó a construir una choza y a cultivar lo posible con el fin de obtener los frutos de la tierra. Además, aprendió a cazar y luego a criar algunos cerdos. Paradójicamente su vida sola era un ejemplo de dedicación y empeño. Una actitud contraria a la que generalmente demostraba cuando vivía en comunidad.  Una noche la india se encontraba resguardada en su choza, esperando que amainara una enorme tormenta que amenazaba con echar por tierra todo lo que había construido con tanto esfuerzo, cuando vio gracias al destello de un rayo que ilumino su puerta vio un ser con forma de hombre pero rodeado de un aura misteriosa. El hombre entro a la choza y con buenos modales le solicito posada diciéndole que estaba perdido y que necesita donde protegerse de la tormenta. La india sabiendo que era la primera persona que veía en años, lo recibió y le dio de comer y beber, pero algo en el no le gustaba.  Pasada la tormenta el hombre se marchó, pero le prometió que el la visitaría con frecuencia. Y así fue. Aquel ser misterioso comenzó a cortejarla galante y periódicamente le traía frutas, hortalizas y uno que otro animal.  Con el tiempo y debido a su soledad, la india se enamoró de aquel hombre y con el tiempo quedo embarazada. Lo que ella no sabía era que aquel hombre era en realidad un demonio que vivía en los montes y que transfigurándose como un hombre quería poseerla para que le diera un hijo. Cuando la india quedo en embarazo, el hombre jamás volvió a aparecer y ella tuvo que tenera su hijo sola en la montaña.  Cuando nació el niño con cara de viejo y mitad hombre y mitad diable. El niño, viviendo solo con su madre, no sabía de la existencia de otros hombres y por muchos años simplemente conocía a su madre que lo cuidaba y le enseñaba los menesteres de la crianza de animales y el cultivo del maíz.  Un día, mientras el niño deambulaba por los cultivos, sintió las voces de otros indios que se habían perdido en los montes de maría y el curioso salió a ver que eran esos ruidos. Los indios cuando vieron la figura mitad hombre mitad diablo de aquel muchacho se asustaron y comenzaron a tirarle piedras
El Zorro y el Tigre (Infantil)
Sep 7 2022
El Zorro y el Tigre (Infantil)
Había una vez un zorro que estaba caminando por una llanura buscando algo que comer ya que llevaba varios días sin haber cazado nada. De pronto vio que cerca había un  pequeño bosque que no había explorado anteriormente y decidió entrar en el para ver si tenía suerte. El zorro no sabía que en aquel bosque vivía un tigre que tenía aterrorizado a todos los habitantes de la llanura.  Caminando alerta pasaba por entre los árboles cuando sintió que algo se movía entre los arbustos. Hambriento como estaba tenía la esperanza que fuera algún conejo que le sirviera de almuerzo así que lentamente se fue acercando a los matorrales de donde provenía el sonido.  Cuando llego a ellos vio que de aquellos arbustos salia una cola de rayas negras. La cola de un tigre. El zorro sabía muy bien que no debía molestar a un tigre así que con delicadeza comenzó a girar para así alejarse de el. Pero el tigre que se encontraba dormido despertó y de un salto salió de los arbustos y se paró frente al zorro amenazandolo.  El zorro sorprendido miraba a todas partes buscando por donde escaparse pero no veía como hacerlo así que decidió tomar una postura diferente y sentándose despreocupadamente le decía.  Señor tigre, como esta usted, no sabía que se encontraba en este bosque. Realmente es un placer verlo.  El tigre que nunca había visto un zorro pero que veía en aquel animal delicioso bocado, no prestaba mucha atención a las palabras del zorro y más bien analizaba como lo cazaría. El zorro sin embargo no quería ser comida de ningún tigre y rápidamente comenzó buscar una salida. Asi que despreocupadamente le dijo. Tigre No se si sabes quien soy yo pero te he de decir que yo soy un animal muy poderoso y que los dioses me han enviado a controlar a todos los animales.  El tigre sorprendido por aquellas palabras no entendia como aquel animal tan pequeño podía declararse como un animal poderoso. Asi que le dijo.  Como puedes decir que eres muy poderoso si te vez como un debilucho y eres muy pequeño comparado conmigo. De un solo mordisco te puedo comer.  El zorro le dijo. Comer… No me hagas reir. Ya veo que no sabes con quien estas hablando. Yo soy tan poderoso y fuerte que no necesito ser grande y pareces feroz. Te digo que todos los animales me temen y salen huyendo con solo verme. Te advierto que tu debias estar huyendo de mi en vez de enfrentarme.  El tigre ya enfadado con las palabras de aquel animal, comenzaba a mostrar los dientes y amenazando levantaba sus garras.   Pero el zorro ocultando su temor le dijo.. Señor tigre, como no quiero hacerte daño y hoy ya comí, voy a hacerte una concesión especial. Te voy a demostrar lo poderoso que soy y como todos los animales de la pradera me temen. Te sugiero que me acompañes fuera del bosque y allí me parare frente a todos para que veas como reaccionan con solo verme. Acompáñame para que seas testigo. El tigre un poco confundido por las palabras de aquel animal, aceptó acompañar al zorro y caminando junto a él comenzaron a salir del bosque. Apenas llegaron al borde del bosque, el zorro lanzo un pequeño aullido que alertó a algunos animales y estos levantando la comenzaron a ver la figura de los dos animales. Un pequeño zorro seguido de cerca por un enorme y fiero tigre.  Los animales que bien conocían y temían al tigre inmediatamente comenzaron a correr de huida y otros se alertaron por estos y también comenzaron a correr y pronto la pradera se convirtió en un caos. Con miles de animales terrestres y pájaros huyendo despavoridos.  El tigre sorprendido miraba aquel caos y luego aterrorizado miro al zorro diciéndole. Su señoría discúlpeme por haberlo mol
El algodón (Infantil)
Sep 5 2022
El algodón (Infantil)
En un territorio llamado El Gran Chaco en lo que hoy conocemos como Argentian habitaba una tribu de indios llamados los tobas, estos indios vivían en un lugar maravilloso donde todo era como una eterna primavera. Con un clima cálido y días totalmente soleados  Allí las flores crecían felices y los pájaros revoloteaban de árbol en árbol cantante sin parar. Lo indios tobas tenían un cacique llamado Nakti que era muy bueno y justo y que siempre, siempre estaba pensando en como ayudarle a su pueblo. Sin embargo, no todo era fantástico, cerca de los tobas vivían un cacique malo y envidioso llamado Nau que siempre estaba pensando como molestar a su pueblo y por esta razón muchos de ellos se estaban yendo de allí para irse a vivir a la aldea donde reinaba Nakti. El Cacique malo furioso se quejaba de que su pueblo lo estaba dejando solo y un buen día Nau se despertó y vio que en su aldea no había nadie, solamente quedaba los animales, porque su pueblo se había ido a vivir donde Nakti.  Recorriendo su pueblo abandonado encontró un hechicero y Nau furioso le pidió a el hechicero que para castigar a su pueblo hiciera caer en aquella región de eterna primavera un invierno terrible que penetrara todo. Que cayera sobre los campos y la aldea copos blancos. Que los árboles, flores, animales y especialmente los indios sufrieran el frio perpetuo del invierno.  El hechicero que era muy poderoso, pero era un buen hombre se dio cuenta que si hacia eso podría afectar a la naturaleza y a los hombres, pero temeroso de su cacique comenzó a hacer que la temperatura fuera bajando.  Rápidamente el frio comenzó a apoderarse de todo y se fue formando una nube espesa sobre los campos y una densa niebla fue cubriendo todo. Luego copos de nieve comenzaron a caer. Lentamente y con el pasar del día todo se cubrió de blanco y un frio que acompañaba la nieve empezó a viajar por los campos y el pueblo.  El cacique Nakti que era un hombre bueno, preocupado por su pueblo, llamo al picaflor y le pidió que volara rápidamente a la aldea vecina y le pidiera al hechicero que no les causara tanto frio.  El picaflor voló los campos blancos y llego a la tienda donde vivía el hechicero y le rogo que levantara el conjuro.   El hechicero le dijo a aquel picaflor que el tenía que obedecer las órdenes del cacique y que estas eran hacer caer copos blancos. El colibrí le dijo que el sabía que el era un hombre bueno y que podría encontrar una solución.  El hechicero se quedó pensando y se dijo a si mismo. El cacique me ordeno que dejara caer copos blancos, pero que no le había dicho explícitamente que estos copos tenían que ser de nieve, así que conjurando de nuevo las fuerzas de la naturaleza, las invito a producir y dejar caer copos blancos cálidos.  Y de pronto la temperatura comenzó a cambiar y un gran remolino se hizo en los campos trayendo consigo millones de copos blancos que al llegar a las tierras de el gran chaco fueron cayendo lentamente.  Los habitantes de la aldea salieron temerosos inicialmente, pero cuando tocaron los copos blancos se dieron cuenta que estos no solo eran cálidos, sino muy suaves al tacto. Y vieron que tenían unos hilitos delgaditos, muy delgaditos y con ellos podían hacer hilos más grandes y con ellos podían tejer nuevas vestimentas.  Además cuando estos copos caían a la tierra, comenzaban a nacer unas plantas que producían más y más copos y las llamaron algodón.  Y cuentan los que saben que desde esa época en el chaco el algodón se volvió muy importante y que todos lo cultivan para hacer con ella sus vestidos.
Los palillos de marfil rosado
Sep 3 2022
Los palillos de marfil rosado
Había una vez un emperador chino que era parte de la dinastía Shang llamado zhou que vivía en el año 1045 antes de cristo.  Este emperador venía de una larga tradición de emperadores de la misma dinastía desde el año 1600 antes de cristo.  El emperador había sido un hombre educado en las costumbres más tradicionales y austeras de la dinastía. Si bien era el emperador su palacio no era muy majestuoso y sus vestimentas era sencillas.  El emperador tenía un único placer, encontrar elementos que no fueran comunes y que de alguna manera representan un estilo propio. Un día a la corte llegó un cazador que había viajado al África y había cazado un elefante de colmillos de marfil rosado. Este marfil era único en su color y era considerado el más valioso del mundo. Como el cazador era un admirador del emperador Zhou, decidió recorrer el trayecto desde el África profunda hasta el este del rio amarillo, donde el emperador tenía su reino.  Al llegar el emperador quedó asombrado por la belleza del marfil que le traían y encantado por este decidió que el tenía que poseer el marfil. Y llamando a su ministro de finanzas le ordenó recoger el dinero necesario para comprar estos y después de una gran esfuerzo económico los marfiles fueron adquiridos.  El emperador habiendo comprado el marfil ordeno que este se utilizara para fabricar palillos para comer. Su  tío y consejero, el príncipe Ki, cuando oyó la orden se retiro inmediatamente y se reunió con otros consejeros. Inmediatamente les dijo que se venían tiempos difíciles y que el fin de la dinastía se acercaba. Los otros consejeros extrañados por el comentario, le preguntaron porque pronosticaba un fina de la dinastía.  A lo que el príncipe Ki. Contesto.  Los palillos de marfil  no pueden ser utilizados en los tazones y platos de barro que el emperador utiliza y por eso con el tiempo el emperador va a pedir a los artesanos la fabricación de platos más sofisticados y costosos. El emperador le ordenara a sus súbditos que le traigan materiales exóticos como cuernos de rinocerontes o piedras de jade para poder utilizar los palillos de marfil con utensilios que le hagan honor a la calidad de los palillos.  El costo de dichos materiales creará una deuda mayor en la economía del imperio, pero una vez se tengan los utensilios el emperador sentirá que dichos tazones y platos deben ser dignos de manjares igualmente especiales y en vez de comer los cereales y legumbres que hasta el día de hoy come, pedirá que le traigan alimentos igualmente exóticos de regiones más allá del imperio y seguramente enviará comisiones especiales a encontrar y traer, a costo exorbitante productos como colas de elefantes, estómagos de tigre, o cabezas de simios. Todos ellos alimentos que no conocemos y que deberán ser obtenidos para satisfacer el deseo del emperador. Cuando el emperador haya cumplido con sus deseos alimenticios, sentirá que sus vestimentas no son dignas de un ser tan especial y en vez de utilizar las prendas que ahora utiliza mandara comisiones a traer de otros lugare prendas de belleza inimaginable pero de precio igualmente alto.  Luego sentirá que su vivienda es demasiado modesta para su forma de vestir y comer y deseara que los arquitectos le construyan un castillo mejor y más lujoso. Mandara comisiones al extranjero para traer materiales de construcción exóticas que le permita construir y adornar sus aposentos con gran lujo. Todo esto deberá ser pagado con las arcas de los impuestos que los súbditos pagan. Y como los habitantes del  reino no tiene la riqueza requerida para pagar por todos estos lujos, deberá aumentar el número de guardias para que estos a su vez vayan a las casas de los súbditos y les hagan pagar mayores impuestos y muchos de los habitantes, no tendrán con&nbs
Diogenes
Aug 31 2022
Diogenes
Había una vez en la antigua Grecia un hombre llamado Diógenes de Sinope  y al que todos llamaban el cínico que había sido extraditado de su pueblo natal y se fue a vivir a Atenas. Atenas en esa época se encontraba en plena efervescencia filosófica y Diógenes  encontró que las características de la ciudad  le servía para explorar su propio ser interno.  Diógenes era hijo de un banquero llamado Hicesias, al que acusaron de haber falsificado monedas y ambos fueron expulsados de Sinope. En su caminar Diogenes llegó a Atenas con el firme propósito de confrontar las costumbres imperantes en ese momento y demostrar que detrás de ellas había una falsa moral.  Allí en Atenas encontró un viejo discípulo de Sócrates llamado Antistenes que practicaba el ascetismo, o práctica de la negación de los placeres materiales como forma de llegar a la puresa espiritual.  Como discípulo de antistenes en el ascetismo, Diogenes comenzó a vivir una vida extremadamente simple y austera. Se dice que vivía en la calle y dormía en una tinaja de barro y que durante todo el año caminaba descalzo, con solo un manto, un bastón, y un zurrón con un plato para comer.  Se dice igualmente que este hombre alguna vez fue visitado por Alejandro Magno, ya rey de Grecia y parado frente a Diógenes le preguntó qué podría hacer por el. Que le pidiera lo que quisiera. Diógenes que permanecía sentado en el suelo recostado a una pared, frente a Alejandro le respondio.  Claro que si , quítate de donde estes por que me tapas el sol. Y dice la leyenda que Alejandro llegó a admirar tanto a Diógenes que alguna vez dijo que si el no fuera Alejandro, le gustaría ser Diogenes Pues Diógenes fue reconocido como un gran filósofo ya que recorria Atenas con una lámpara encendida en sus manos permanentemente, se dice además que una mañana en su recorrido por la ciudad se encontró ante si frente a un edificio grande e imponente. Con su lámpara encendida decidió entrar y allí encontró reunidos un gran número de hombres. Decidido a cumplir con su propósito se acercó a los allí reunidos y con su lámpara fue acercándose a la cara de cada uno de ellos. Con detenimiento fue observando la cara, las facciones y las reacciones de aquel que iluminaba, luego siguiendo la rutina por la que sería famoso, pasaba al siguiente hasta que termino de mirar detalladamente a todos los allí reunidos.  Con amargura comenzó a retirarse cuando uno de los que allí se reunían le preguntó porqué había hecho eso. Porque los había observado con la lámpara. Diógenes con la severidad con que acostumbraba contestar le dijo  Viajo con esta lámpara para iluminar la cara de los hombres que encuentro a mi paso y así poder observarlos claramente.  Pero que buscabas entre nosotros.  Simplemente estaba buscando un hombre honesto y en este edificio no he encontrado ninguno y nunca lo abra  Y presuroso salió de aquel edificio y mientras bajaba las escaleras que daban al portón paso frente a un gran letrero que decía en griego Konovoulio. Que traduce Parlamento en español.
El solitario
Aug 29 2022
El solitario
Habia una vez un individuo que caminaba por su casa todos los días recorriendo cada una de las habitaciones. El hombre había desarrollado en sus piernas una musculatura descomunal debido a que su hogar era enorme y se pasaba el día y la noche vagando por todas y cada una de las habitaciones, corredores y salas en las que vivía.  Este era considerado por los habitantes de aquel pueblo como un ser despreciable al que todos le tenían temor y nadie quería hablar de el. El lo sabía y lo resentía. El no sabía porque la animadversion de todos contra él. Él se consideraba una gran persona. El sabía que era poco sociable y que básicamente podría sufrir de un poco de misantropía. Lo reconocía. No le gustaban las personas y se sentía incomodo ante la sola presencia de personas en su casa. Pero su casa era de puertas abiertas a todos que le quisieran visitar, y el se sentiría encantado de hacerles una visita guiada a todos sus aposentos, corredores, salas de estar, patios,c omedores y demas habitaciones que tenia para su uso.  Para muchos en la ciudad de Cnosos la casa era demasiado grande, para otros no era lo suficientemente grande, pero lo cierto es que no muchos lo habían visitado desde que vivía allí. El se sabía especial, no había otro como el en todo el mundo y por eso consideraba que esa fuera una de las razones por las cuales la gente le envidiaba, o le temía, o simplemente lo evitaban.  Sabía que era de sangre real. Que su madre era una reina que había caído en desgracia por asuntos de infidelidades, como algunos decían en el pueblo., La madre le había puesto cachos a su esposo y por toda esta tragedia  a el pobre victima de un pecado, lo habían excluido de la corte.  Sin embargo, el vivía bien, tenia su enorme palacio para recorrer y disfrutar y si algunos le temian o simplemente lo ignoraban era problema de ellos. Claro que el sabía que al menos cada año algunos de los habitantes lo visitaban y el recorriendo todos los detalles de su enorme y multi habitacional palacio los entretenía en las noches. Y siempre aquellas visitas  terminaban en un festín. Un festín al que nadie más en la ciudad estaría invitado. Un festín del que todos hablarían por el siguiente año y al que muchos nunca quisieran ser invitados.  El ermitaño y solitario era pues una leyenda del que todos hablaban. No salía nunca de su hogar y solamente pasaba el tiempo deambulando por el con la esperanza de recibir algún visitante.  No era una mala persona, era más bien un incomprendido por la sociedad. Un ser dedicado a su propia vida sin meterse con nadie, que algunas veces tenía alguno que otro exceso de furia y que por lo tanto debía ser respetado.  Hoy día estaba este caminando por alguno de los cientos de habitáculos de su hogar cuando algo extraño le llamo la atención. Un pedazo de hilo estaba tirado en el suelo. El conocía muy bien todos los elementos de su hogar y sabía que aquel cordel no era suyo. Sabía además que si había llegado allí es por que alguien lo había traído y furioso comenzó a buscar al infame que se había atrevido a desordenar su entorno. Furioso y resoplando comenzó a recorrer habitación por habitación siguiendo el rastro dejado por el intruso. De pronto, y sin saber que ese sería su peor día, sintió una daga que le clavaban en el pecho mientras una voz profunda le decía al oido. Soy Teseo el hijo de Egeo y tu debes el minotauro.
Las Xanas (Leyenda Asturias)
Aug 27 2022
Las Xanas (Leyenda Asturias)
Había una vez en la profundidad de Asturias, España un pueblo llamado villanueva de la municipalidad de Teverga había un trashumante que había estado llevando ganado desde su pueblo a castilla. Este hombre, viejo conocedor de las tierras y las peñas de las montañas asturianas, paso frente a la casa de una señora que estaba amasando el pan del día. La señora cuando vio al trashumante con la indumentaria propia de los campesinos asturianos le dijo.  Disculpe la pregunta. De donde es usted.  El hombre detuvo su paso y con mucho respeto le contesto.  Yo soy de Villanueva, teverga.  De Villanueva. Que bien. Y cuénteme conoce usted la peña Blanca cerca a Villanueva.  Claro mi señora. Esa peña es bien cercana a donde vivo allí.  Pudiera usted hacerme un favor una vez llegue allí. Le pagare bien a usted.  Si claro digame que necesita y con mucho gusto lo hare.  La señora  entro a su casa y saco 3 bollos de pan recién horneados y entregándoselos le dijo.  Estos bollos son una ofrenda para 3 Xanas que viven allí en la Peña Blanca. Puede usted entregarles los bollos mañana que es el día de San Juan.   El Trashumante claramente sabía a que se referia la mujer.  Las Xanas son las hadas de las aguas de Asturias, con forma de mujer de gran belleza, de largos cabellos rubios, usualmente adornados con peines dorados y manojos de flores que acompañan sus ojos verdes de mirada fascinadora.  Se dice  además que estos seres mágicos de belleza insuperable suelen hacerse visible todos los 24 de Junio, el día de San Juan,  sentadas en las rocas de las peñas por donde las cascadas y las fuentes de agua discurren. Los trashumantes y los campesinos que recorren estos parajes reconocen en estas mujeres multiples virtudes y peligros. Saben que pueden ser muy generosas con el oro que poseen o por el contrario pueden ser vengativas con aquellos que las tratan de engañar.  El trashumante tomo los tres bollos y los guardo cuidadosamente en sus alforjas y continuo su camino hacia Villanueva.  Cuando llego a su casa, dejo los bollos en la mesa de su hogar advirtiéndole a su esposa que no debían ser consumidos por ser una ofrenda a las Xanas, pero a media noche su mujer que era muy glotona se levanto y tomando uno de ellos retiro una parte para comérselo. Pero el Bollo de pan comenzó a sangrar y la mujer asustada trato de colocar el pedazo de nuevo pero no lo logro, Antes del amanecer del día siguiente, el día de San Juan, el trashumante tomo los 3 bollos y se dirigió rápidamente a la Peña Blanca esperando que Siendo el 24 de Junio, las Xanas aparecerían en la peña.  Cuando el sol salió sobre las altas montañas asturianas, los rayos del sol iluminaron las peñas Blancas y estas se abrieron dejando salir 3 bellas mujeres, 3 bellas Xanas.  El hombre se acerco a la primera de ellas y con valentía le entrego uno de los bollos. La mujer tomo este entre sus manos y el bollo de pan inmediatamente se convirtió en un hermoso caballo con crines de oro. La xana salto sobre el y rápidamente salió cabalgando. Cuando paso junto al hombre le dejo caer un peine de oro como regalo de agradecimiento.  Luego se acerco a la segunda xana y le entrego el segundo Bollo. Al igual que la primera, la mujer tomo el bollo y este se convirtió en un bello caballo de crines plateadas. Salto sobre el y salió rumbo hacia las montañas. Cuando paso junto al hombre le dejo caer un collar de oro como regalo de agradecimiento. El trashumante tomo el ultimo bollo, aquel que la esposa había comenzado a comer. La Xana tomo el bollo y de allí salió un bello
La isla de los osos
Aug 24 2022
La isla de los osos
Había una vez un explorador que había oído una historia sobre una isla en la zona más meridional de la antártica había una isla habitada por osos polares. Como era de todos sabido los osos polares habitan solamente los hielos perpetuos de el artico y nunca, nunca se ha descrito la presencia de osos en las tierras e islas de la Antártida. El explorador preso de su deseo de adquirir fama e intrigado por la historia que había llegado a sus oídos decidió ir más allá y tratar de encontrar si tal historia podía ser verdad.  Reuniendo algunos fondos viajo a Ushuaia, la ciudad más al sur y allí decidido contrato un barco y una tripulación que lo acompañara  en tan extraña aventura. La isla de los osos polares. Los habitantes de Ushuaia simplemente se burlaban de el y aunque lo creían loco, el dinero ofrecido convenció al capital de un pequeño barco y su tripulación para aventurarse en las islas en busca de tal isla.  Aprovechando las buenas corriente, el explorador salió con su barco y comenzaron a recorrer la costa de la antártica en busca de una leyenda imposible. Una isla habitada de osos blancos polares. La sola idea de encontrarla podía se considerada descabellada y podría al mismo tiempo representar el mayor descubrimiento de la zoología mundial desde que Darwin visito las islas galápagos.  Después de varias semanas navegando llegaron a la frontera de la antártica y sin ningún plan, excepto salir de allí antes de que el invierno llegara a ellos, comenzaron a explorar las innumerables islas. Una a una fueron una total decepción y ya cuando el invierno comenzaba a hacer presencia decidieron que debían regresar a Ushuaia. Esa noche pasaron cerca a una de las islas inexploradas y vieron como una esplendida luna llena salía por detrás de una colina helada y sobre ella las aurora austral comenzaba a danzar con múltiples colores. Maravillados detuvieron el barco para poder apreciar la belleza que la naturaleza les regalaba en aquella ultima noche y escuchar el sonido que la aurora producía mientras bailaba sobre ellos.  En aquel silencia intenso y profundo los sonidos de la aurora se escuchaban como música y todos en el barco se despidieron de la antartica maravillados. Y mientras el barco se dirigía hacia el norte durante aquella noche, de las cuevas de las colinas de hielo permanente salían decenas de osos blancos que atraídos por la luz de la luna llena subían hasta lo alto de la colina y al unisono comenzaban a bailar siguiendo movimiento de las luces australes y el ritmico sonido que estas producían como música celestial.  Y mientras las luces de aquel barco con el explorador a bordo se perdía en la oscuridad para siempre, los descendientes de un par de osos polares que viajaban cien años atrás en un barco recordaban el antiguo baile aprendido por sus antepasados frente a los reflectores multicolores de una pista de circo. De aquel circo que viajaba en aquel barco que se perdió en las profundidades del mar y del cual solo los osos polares pudieron sobrevivir.  Y aquel explorador regreso a la civilización a reportar que la isla de los osos polares australes no era más que una leyenda más de marinos  y cerraba para siempre su búsqueda, mientras que bien al sur cada mes una leyenda baila al son de las luces australes y la luna llena.
La zorra y el cuervo (infantil)
Aug 20 2022
La zorra y el cuervo (infantil)
Hoy tenemos un cuento de Don Juan Manuel en su personaje del  conde de Lucanor del siglo XVHabía una vez un conde llamado Lucanor que tenia esta conversaci[on con su consejero patronio -Patronio, un hombre que se dice amigo mío me empezó a elogiar mucho, dándome a entender que yo tenía mucho mérito y mucho poder. Cuando me hubo halagado de esta manera todo lo que pudo, me propuso una cosa que a mí me parece que me conviene. Entonces el conde le contó a Patronio lo que su amigo le proponía, que, aunque a primera vista se dijera provechoso, ocultaba un engaño, del que Patronio se apercibió. Por lo cual dijo al conde: -Señor conde Lucanor, sabed que este hombre os quiere engañar, dándoos a entender que vuestros méritos y vuestro poder son mayores que en la realidad. Para que os podáis guardar del engaño que quiere haceros, me gustaría que supierais lo que sucedió al cuervo con la zorra. El conde le preguntó qué le había sucedido. -Señor conde -dijo Patronio-, el cuervo encontró una vez un pedazo muy grande de queso y se subió a un árbol para comer el queso más a gusto y sin que nadie le molestara. Estando así el cuervo pasó la zorra y, cuando vio el queso, empezó a pensar en la manera de poder quitárselo. Con este objeto dijo lo siguiente: -Don Cuervo, hace ya mucho tiempo que he oído hablar de vuestras perfecciones y de vuestra hermosura. Aunque mucho os busqué, por voluntad de Dios o por desdicha mía, no os vi hasta ahora, que hallo que sois muy superior a lo que me decían. Para que veáis que no me propongo lisonjearos os diré, junto con lo que las gentes en vos alaban, aquellos defectos que os atribuyen. Todo el mundo dice que como el color de vuestras plumas, ojos, pico, patas y garras es negro, y este color no es tan bonito como otros colores, el ser todo negro os hace muy feo, sin darse cuenta de que se equivocan, pues aunque es verdad que vuestras plumas son negras, su negrura es tan brillante que tiene reflejos azules, como las plumas del pavo real, que es el ave más hermosa del mundo, y, aunque vuestros ojos son negros, el color negro es para los ojos mucho más hermoso que ningún otro, pues la propiedad de los ojos es ver, y como el negro hace ver mejor, los ojos negros son los mejores, por lo cual los ojos de la gacela, que son más oscuros que los de los otros animales, son muy alabados. Además, vuestro pico y vuestras garras son mucho más fuertes que los de ninguna otra ave de vuestro tamaño. También tenéis, al volar, tan gran ligereza, que podéis ir contra el viento, por recio que sea, lo que ninguna otra puede hacer tan fácilmente como vos. Fuera de esto estoy convencida de que, pues en todo sois tan acabado y Dios no deja nada imperfecto, no os habrá negado el don de cantar mucho mejor que ningún otro pájaro. Pero, pues Dios me hizo la merced de que os viese, y contemplo en vos más perfecciones de las que oí, toda mi vida me tendría por dichosa si os oyese cantar. Fijaos bien, señor conde, que aunque la intención de la zorra era engañar al cuervo, lo que dijo fue siempre verdad. Desconfiad de la verdad engañosa, que es madre de los peores engaños y perjuicios que pueden venirnos. Cuando el cuervo vio de qué manera le alababa la zorra y cómo le decía la verdad, creyó que en todas las cosas se la diría y la tuvo por amiga, sin sospechar que esto lo hacía por quitarle el queso que tenía en el pico. Conmovido, pues, por sus elogios y por sus ruegos para que cantara, abrió el pico, con lo que cayó el queso en tierra. Cogiólo la zorra y huyó con él. De esta manera engañó al cuervo, haciéndole creer que era muy hermoso y que tenía más perfecciones de lo que era verdad. Vos, señor conde Lucanor, pues veis que, aunque Dios os hizo merced en todo, ese hombre os quiere persuadir de que tenéis mucho más mérito y más poder, convenceos que lo hace para engañaros. Guardaos bien de él, que, haciéndolo, obraréis
La maquina del tiempo
Aug 17 2022
La maquina del tiempo
Hoy tenemos un cuento del escritor americano Fredric Brown Había una vez una reunión del  El doctor Grainger con tres de sus amigos en un oscuro sótano de su laboratorio.  El Doctor Grainger dijo .dijo solemnemente:—Caballeros, la primera máquina del tiempo.Sus tres amigos la contemplaron con atención.Era una caja cuadrada de unos quince centímetros de lado con esferas y un interruptor.—Basta con sostenerla en la mano —prosiguió el doctor Grainger—, ajustar las esferas para la fecha que se desee, oprimir el botón y ya está.Smedley, uno de los tres amigos del doctor, tomó la caja para examinarla.—¿De veras funciona?—Realicé una breve prueba con ella —repuso el sabio—. La puse un día atrás y oprimí el botón. Me vi a mí mismo —mi propia espalda— saliendo de esta sala. Me causó cierta impresión, como pueden suponer.—¿Qué hubiera sucedido si usted hubiese echado a correr hacia la puerta para propinar un buen puntapié a sí mismo?El doctor Grainger no pudo contener una carcajada.—Tal vez no hubiese podido hacerlo… porque eso hubiese sido alterar el pasado. Es la antigua paradoja de los viajes por el tiempo, como ustedes saben. ¿Qué pasaría si uno volviese al pasado para matar a su propio abuelo antes que este se casase con su abuela?Smedley, con la caja en la mano, se apartó súbitamente de los otros tres reunidos. Los miró sonriendo y dijo:—Eso es precisamente lo que voy a hacer. He ajustado el aparato para sesenta años atrás mientras ustedes charlaban.—¡Smedley! ¡No haga eso!El doctor Grainger se adelantó hacia él.—Deténgase, doctor, o apretaré el botón ahora mismo. Deme tiempo para que le explique.Grainger se detuvo.—Yo también conozco esa paradoja. Y siempre me ha interesado porque sabía que, si alguna vez se me presentase la ocasión, asesinaría a mi abuelo sin contemplaciones. Lo odiaba. Era un matón, un individuo cruel y pendenciero, que convirtió en un verdadero infierno la vida de mi pobre abuela y de mis padres. Y ahora se ha presentado la ocasión que tanto ansiaba.Smedley apretó el botón.Durante una fracción de segundo todo se hizo borroso… después, Smedley se encontró en medio de un campo. Tardó poco en orientarse. Si allí era donde se construiría la casa del doctor Grainger, entonces la granja de su bisabuela no podía estar a más de un kilómetro y medio hacia el sur. Emprendió la marcha en esa dirección. Por el camino se adueñó de un madero que constituiría un buen garrote.Cerca de la granja, encontró a un joven pelirrojo que daba de latigazos a un perro.—¡Basta, bruto! —dijo Smedley corriendo hacia él.—No se meta en lo que no le importa —dijo el joven, propinando un nuevo latigazo al can.Smedley enarboló el garrote.Sesenta años más tarde,Había una vez una reunión del  El doctor Grainger con dos  de sus amigos en un oscuro sótano de su laboratorio.   el doctor Grainger dijo solemnemente:—Caballeros, la primera máquina del tiempo.Sus dos amigos la contemplaron con atención.
Jinopatabar (Mito Catio)
Aug 15 2022
Jinopatabar (Mito Catio)
Había una vez un mundo embera catio en la selva de el darien que conecta Colombia con panama un niño que se decía había nacido de la pierna de un indio. Se dice que su madre alguna vez estaba pescando cuando sintió que una nutria se le pegaba fuertemente en la pantorrilla. Con el tiempo la pierna comenzó a hincharse y allí adentro un niño fue creciendo. Este niño cuando ya estaba a tiempo para nacer salió de la pierna por entre los dedos pulgar e índice del pie del indio. A partir de ese momento fue llamado Jinopotabar- que significa el que nacio de la pantorrilla. Por aquellas épocas en la tierra embera catia la luna era muy brillante y a jinopotabar le daba mucha dificultad dormir debido a la luz blanca y poderosa de la luna. En aquellas épocas la luna era tan brillante que parecía siempre de día.  Jinopatabar no hacia más que quejarse y finalmente decidió enfrentar a la luna, para ello comenzó a insultarla y le decía que si no dejaba de alumbrar tan fuerte tendría que tumbarla. La luna que poco le hacia caso a los comentarios y quejas de los hombres simplemente ignoro lo que Jinopatabar le decía.  Esta actitud enfurecio aún más al muchacho nacido de la pantorrilla y decidido a remediar la situación trajo una vara de guadua y la coloco en una vasija de barro. Con las artes de magia que el conocía comenzó a gritar Uari uari que significa crece en el dialecto embera catio. La guadua comenzó a crecer y a medida que crecia Jinopatabar comenzaba a subier por ella. Y entre el grito del uari y el crecimiento de la guadua el joven embera llego hasta la superficie de la luna y allí comenzó a discutir con la luna amenazándola con tumbarla hacia la tierra si sequia alumbrando de tal manera.  En medio de la discusión el joven Jinopatabar, le abofeteo la cara y le araño los ojos, formando los moretones  como grandes manchas que hoy podemos ver en la luna y que le impiden  brillar con todo su esplendor de antes.  Mientras Jinopatabar atacaba a la luna un pájaro carpintero miro horrorizado como la luna se iba hinchando a causa de las bofetadas y decidió tumbar la vara de guadua que llegaba hasta la luna y por la cual el muchacho había subido. Y comenzó. A picotear el bambu hasta que lo partio y los hizo caer a la tierra, donde vivían los embera catios.  El mucha aterrado se preguntaba como iría a bajar de tales alturas y se le ocurrió que podría hacerlo flotando hacia abajo. Tomo un poco de balso, que es una madera muy liviana y tomando sus fibras fabrico una lana y con ella decidió lanzarse hacia la tierra protegido por la nube de fibras de balso.  Pero sucedió que mientras caia suavemente una ráfaga de viento comenzó a subir desde la tierra y comenzó a empujar la nube de lana de balso en que iba montado Jinopatabar. Y de nuevo el muchacho se encontró en la superficie de la luna.  Desencantado de no haber podido bajar a la tierra embera catia, decicio lanzarse con su peso y caer asi como una piedra. Y asi lo hizo se lanzo con su peso desde el borde de la luna y su peso lo hizo ganar más y más velocidad hasta que después de un tiempo que parecía muy corto su cuerpo cayo contra la superficie de la tierra con tan velocidad y fuerza que perforo la superficie del mundo donde el dios Garagabi reinaba y se paso donde el dios trutuica era el rey. El inframundo. El reino de la oscuridad.  Este reino era contrario al reino de la superficie. En este territorio no había la presencia del sol y solamente la luna los visitaba produciendo una penumbre permanente. Estando allí Jinopatabar se subio a una palmera y vio que esas tierras estaban pobladas por seres parecidos a los de la superficie, pero que solo comían el vapor de los chontaduros cocidos y el olor de la frutas, flores y hierba. Que no comían nada físico y
Los dos hermanos
Aug 13 2022
Los dos hermanos
Había una vez un hombre casado que tenía dos hijos. El hombre vivía de su trabajo y del sudor de frente podía conseguir lo necesario para vivir. El hombre y su esposa tenían dos hijos. Sus dos hijos eran inseparables. Desde muy pequeños los niños seguían al padre ayudandele a cultivar la parcela que era de su propiedad y además le ayudaban a cuidar las ovejas que los alimentaban y les daba lana para sus vestidos.  El hombre anteriormente había vivido en la casa de su padre, que era más que un rey, el era dueño de todo lo que se podía observar, pero alguna vez se atrevio a desafiar las ordenes de su padre y de castigo el padre decidió que debian abandonar su propiedad. Cosa que hicieron sin protestar. Su vida cambio inmediatamente de vivir comodamente y gozar de todos los placeres de la vida sin tener que mover un solo dedo, ahora tenían que trabajar de sol a sol. El y su pareja se instalaron más allá de las frontera de la propiedad de su padre. Allí con el esfuerzo diario alcanzaron a tener lo básico requerido. Con el tiempo nacieron sus dos hijos. Uno de ellos menor, el otro color trigueño.  Desde muy pequeños los dos muchachos se hicieron muy amigos y todo lo compartían. Pero si bien ambos eran hijos de la misma pareja, eran en muchas maneras muy diferentes. El menor era menor como el sol, atletico y muy jovial, el otro era mayor como la noche, mal humorado y poco dedicado a los deportes.  El pequeño con el tiempo se fue dedicando a la crianza y cuidado de las ovejas de su padre, mientras que el mayor sembraba y cuidaba de las parcelas de cultivo. Ambos tenían sus quehaceres muy específicos y poco intervenían en las labores del otro. El mero  era bastante alegre y le gustaba jugar bromas pesadas a su hermano el mayor. Un día le escondio los utensilios de trabajo y el muchacho tuvo que sembrar y recoger todo el día usando sus manos. Cuando llego al hogar vio como su menor hermano no solo lo miraba burlonamente, si no que además lo estaba acusando con su madre de que el había perdido el azadon y la pala que utilizaba para sembrar. La madre que adoraba a su hijo el menor, la emprendió inmediatamente contra el mayor acusándolo de desordenado por haber perdido los utensilios de trabajo. El pobre muchacho mayor solo alcanzo a balbucear alguna disculpa y se marcho a su cuarto, mascullando una venganza y deseoso de desquitarse.  En otra ocasión el menor mato una serpiente que había entrado a su habitación, el mayor que amaba a los animales le reclamo pero el menor le dijo que recordara como su madre les temia a esos animales. Y asi el menor tomo la serpiente y se la llevo a su madre. La madre al verlo llegar con una de ellas, lo lleno de besos y abrazos. Y cuando el mayor le hizo el reclamo de porque le agradecia la muerte de tan bello animal y que ella siempre les había dicho que debian cuidar y proteger a todos los seres vivientes, la madre lo desprecio y le dijo que bien bruto había nacido para no entender porque esos animales eran tan dañinos.  Cuando se acercaba el invierno, el mayor recogio los frutos de la siembra de la parcela y se la llevo a su padre, pero en ese momento, su hermano el menor, se acerco con la lana de la esquila de las ovejas y el padre al ver la bella lana se alegro mucho y abrazando a su hijo menor le dio las gracias de manera efusiva, dejando de lado los frutos traídos por su hijo mayor. Aquel hijo se sintió rechazado como tantas veces había sucedido y frustrado sintió que su padre no le había agradecido por los frutos de su labor en el campo sembrando y cosechando.  Pero un día ambos muchachos salieron al campo a trabajar, mientras su madre hacia la comida, cuando el sol ya estaba cayendo
El Celoso (adultos)
Aug 10 2022
El Celoso (adultos)
Había una vez un hombre que era muy celoso. El hombre no permitía que nada ni nadie se acercara a su esposa. La esposa era una mujer muy bella,  buena y noble que siempre estaba pendiente de el y nunca salía de la casa porque su marido no le dejaba salir.  El marido que había desarrollado unos celos patológicos, siempre la estaba vigilando, pero cada que salía a trabajar su mente le torturaba pensando que su mujer le podía ser infiel con alguien y que ese alguien se la podía llevar.  Dejándolo solo.  Por aquellos tiempo se presentó en el pueblo un Circo y dentro de las atracciones que ofrecían era un adivinadora del futuro. El hombre desesperado por la incertidumbre de llegar a perder a su esposa fue a visitarla. La adivinadora tenía una pequeña tienda en el circo que anunciaba toda clase de suertes y artes adivinatorios. El hombre temeroso entro a aquella tienda después de pagar en la puerta por el costo de la consulta adivinatoria y se sorprendió de lo que encontró allí. En el centro de la oscura habitación se encontraba una mujer anciana al frente de una bola de cristal. La mujer sin mirarle le dijo. Se por lo que vienes y debo advertirte que todo esfuerzo que hagas es inútil. Perderás a tu mujer.  El hombre al escuchar esto enloqueció de ira. Esta vieja adivinadora le había confirmado su más profundo temor. Y desesperado salió de allí rumbo a su casa. En el camino comenzó a elucubrar las acciones que debía tomar para que su mujer no lo abandonara.  Lo primero que se le ocurrió era evitar que ella le sonriera a los extraños que pudiera encontrar. Asi que sin miramientos decidió quitarle los dientes. Aquella noche, después de haberla dormido con un potente somnífero, le arranco los dientes, uno por uno. La esposa despertó adolorida y sin dientes.  El hombre se dirigió de nuevo a la tienda del circo donde se encontraba la anciana adivina y después de pagar el importe entro, pero la adivina apenas cruzo la puerta le dijo. Ya te lo he dicho tu esposa te abandonara y se ira de tu casa.  El hombre celoso furioso se retiro y de camino a casa tomo la decisión de evitar que la belleza de su mujer fuera una tentación para otros. Así que esa noche durmió a su esposa y le quito los bellos ojos verde esmeralda que tanto enloquecían a los hombres. A la mañana siguiente la esposa estaba totalmente ciega. Y como el día anterior el hombre llego donde la anciana adivina quien de nuevo le dijo. El destino es inexorable, tu esposa saldrá de tu casa para nunca más volver.  El hombre celoso, salió de nuevo a su casa y pensando dijo que evitaría que su esposa pudiera abrazar alguna vez otro hombre y así después de dormirla le corto los brazos. Y ella despertó manca a la mañana siguiente.  El hombre fue de nuevo a donde la adivina y esta le confirmo que pronto ella saldría de su casa. Y una vez más el celoso pensó en como evitar que su mujer saliera de la casa. Le cortaría las piernas. Y asi lo hizo aquella noche cuando ella dormía, le corto ambas piernas.  A la mañana siguiente el celoso recorrió el trayecto hasta la tienda del circo donde se encontraba la adivina pero esta vez encontró que los empleados del circo estaban recogiendo las carpas y vio que la tienda de la adivina ya no estaba. Desesperado dio vueltas y vueltas por todas las carpas preguntando si alguien sabía del paradero de aquella anciana adivina, pero todos le confirmaron que el circo había comenzado a desmontarse y que la anciana ya había partido hacia otro pueblo, junto con los empresarios del circo y todos los artistas.  Y el hombre decidió volver a su casa donde su esposa.  Al día siguiente en un pueblo vecino el circo abría sus puertas ofreciendo sus múltiples atracciones tales como m
El elefante enamorado
Aug 8 2022
El elefante enamorado
Había una vez un elefante que vivía solo en la planicies de el africa profunda. Este elefante era muy curioso y siempre estaba buscando que hacer. Todos los días salia a deambular y pocas veces se le veía quieto. Era un elefante con una energía enorme. Durante el dia caminaba y caminaba y solo se detenia cuando encontraba un riachuelo o un pequeño lago donde tomar agua.  Un día mientras estaba tomando agua sintió un sonido profundo y poderoso. El elefante sin siguiera voltear a mirar ya sabía que era. Era una manada de elefantes con su sonido inconfundible. Era como si la tierra tuviera un terremoto. Todo vibraba y se sacudia ante el paso continuo de una manada. El elefante continuo bebiendo y bañándose en el lago cuando vio que entre la manada que llegaba había una hermosa elefanta con grandes pestañas y bella trompa. La elefanta se acerco a tomar el agua cerca de aquel elefante que por primera vez en la vida se sentía nervioso. Era los nervios del amor a primera vista.  Cuando la manada de elefantes se baño y termino de saciar la sed, se prepararon para partir de nuevo. Y el elefante de este cuento, sintió que algo se le iba de su alma. Cuando vio que la elefanta le dio la espalda sintió como si algo muy poderoso lo llamara. Este elefante decidió seguir la elefanta y allí, por primera vez, en su vida decidió ser parte de una manada.  En el trayecto comenzó a conversar con la elefanta y después de varios días se hicieron muy amigos y ambos se divertían mientras caminaban. Con los días la elefanta se fue enamorando del elefante y este se sintió el elefante más feliz del planeta.  A partir de allí comenzaron a hacer planes, pero el elefante que era muy impetuoso no sabía como pedir la mano de la elefanta ante el líder de la manada. Finalmente, se lleno de valor y acercándose al líder le dijo que el quería casarse con la elefanta. El líder, un elefante viejo y sabio le pregunto si el estaba preparado para afrontar la carga de crear una manada propia y vivir siempre cuidando a su pareja. El elefante inmediatamente dijo que si.  El viejo líder le puso una sola condición. Como eres muy joven tendrás que demostrar que eres capaz de planear y conseguir todos y cada uno de los elementos necesarios para la boda. Desde el lugar de la boda hasta el anillo de matrimonio. Todos y cada uno. Si fallaba no le permitiría casarse ya que mostraría que no es responsable.   Inmediatamente el elefante entendio que el líder le estaba probando su capacidad de líder y sabiendo que el no seria capaz de organizar todos los elementos de una boda convoco a algunos de los elefantes de la manada para que le ayudaran a organizar.  Y asi fue. A pedido de el elefante enamorado, las elefantas más viejas se dedicaron a organizar el banquete bajo la supervisión del elefante. Otro grupo de elefantes jóvenes se encargaron de construir con sus pesadas patas el área para que se celebrara el matrimonio y finalmente contacto un grupo de jóvenes elefantes para que consiguieran los adornos para la cabeza de la novia elefanta. Y todos ellos comenzaron a colaborarle al elefante mientras el supervisaba y ayudaba a todos cuando lo requerían. Estaba demostrando que tenia las habilidades para algún día dirigir una manada.  Solo faltaba los anillos de matrimonio. El elefante se reunió con otros elefantes para ver como podían elaborar estos anillos. Gracias a los conocimientos de otros pudieron localizar un mono que era conocido por sus habilidades manuales. Y este mono tomando unas ramas de los arboles pudo confeccionar unos aros muy bellos y de una cantera cercana encontraron una piedra preciosa que encajaba perfectamente con el aro. Y pronto, bajo la supervisión de nuevo del elefante enamorado, 2 anillos con piedra preciosa se elaboraron y se tuvieron listos para la boda que se desarr
El tranvia
Aug 6 2022
El tranvia
Había una mujer una mujer que tenía un sueño, quería tomar un tranvía que la llevara directamente al hogar de sus sueños. Durante años esta mujer había construido en su mente y alma un hogar perfecto, con un portón hermoso que le daba entrada a un jardín lleno de flores multicolores y fuentes de agua llenas de pájaros y trinos. Su casa de ensueño tenía un techo rozado y unas paredes blancas como la nieve. Adentro un ambiente cálido y amable daba la sensación de dulzura que solo un hogar perfecto puede tener.  Así se encontraba la mujer en aquella tarde lluviosa a la salida de su trabajo esperando aquel tranvía que la llevaría exactamente al portón de su casa fantástica. Alí esperaba ansiosamente la llegada de aquel tranvía con dirección a su hogar.  De pronto sintió el traqueteo de la calle anunciando la llegada de un primer tranvía. Un tranvía al que nunca se había montado, un tranvía que no sabía cómo era en su interior. Era tal la esperanza de llegar a su casa soñada que quería montarse en el tranvía inmediatamente llegara y cuando lo vio llegar supo que ese tranvía iba en su misma dirección. Pero no estaba segura si pasaría exactamente por su hogar. No sabía si aquel tranvía la llevaria directamente allí. Y el tranvía llego se paró justo donde ella estaba pero ella dudo. Y finalmente no subio. Y el tranvía siguió calle abajo, lejos de ella.  Y allí en la tarde lluviosa se quedo llena de dudas y esperando otro tranvía. Y pasaron los minutos interminables hasta que vio la silueta inconfundible de otro tranvía. Este era diferente, era de otro color y lleno de luces. Su presencia era inconfundible ya que tenia el discurrir alegre de la fiesta. La mujer sintió gozo de solo verlo y pensó en subirse inmediatamente pero teniendo un pie sobre la primera escala de entrada vio que aquel tranvía llevaba mucha gente, gente muy diferentes a ella y de nuevo dudo. De un salto se retiro y el tranvía simplemente siguió su camino.  Y la lluvia seguía y la tarde se hacia más profunda. De nuevo el tremor de la calle le avisaba de un nuevo tranvía y el tremor de su corazón le avisaba que ya se estaba haciendo tarde. Aquel tranvía era más normal que el anterior pero no traía letrero. Sin embargo, creyó reconocer al conductor. Parecia un viejo conocido de su infancia. El reconocerlo le daba confianza y cuando este paso frente a ella disminuyo un poco la velocidad y la saludo con su mano, pero no se detuvo, el solo iba de regreso a los patios a descansar. Ella se quedo con el saludo en su boca y la amargura de no haberse montado en ese tranvía anteriormente.  Finalmente el sol desaparecio y ella se encontraba en la penumbra que antecede la noche. Sola y temblando no veía como llegaría a su casa de techo rozado, paredes blancas y un jardín de flores. Su hogar soñado estaba muy lejos y era claro que el numero de tranvías que pasaban en todas direcciones había disminuido. No sabía que le traería la noche en aquellas calles desoladas.  Y lo oyo venir. De nuevo un traqueteo leve que iba creciendo y que le hacia crecer su anhelo inicial. Y lo vio finalmente. De camino hacia ella después de cruzar la esquina. No podía distinguir el color o la forma pero si podía adivinar que era un tranvía. No podía saber si tenia el letrero con el destino marcado de la dirección de su casa. Pero era un tranvía. Y sabía que por azar podía pasar por su hogar soñado. Y en un impulso de su corazón marco la parada con su mano derecha. El tranvía comenzó a parar y ella comenzó a dudar de nuevo, pero ya no era hora de dudar. Apenas paro junto a ella, la puerta se abrió y vio el rostro amable de un conductor que sonriendo la invitaba a subirse.  Ella sin pensarlo dos veces salto adentro y la puerta se cerro dejando atrás la tarde fría y lluviosa que la acompañaba y junto a aquel conductor de tranvía llego a una dirección distint
La creación Yoruba (Mito Nigeria)
Aug 3 2022
La creación Yoruba (Mito Nigeria)
Había una vez en lo que hoy conocemos como Nigeria  un mundo Yoruba en el que solo existía el cielo, un inmenso mar que cubría todo y en un gran pantano con algunos seres animales. El dios Obatala, viendo la desolación del mundo, pensó que seria bueno mejorar la tierra con otras formas de vida y con una superficie solida donde pudieran vivir los orichas que representan la diversidad de dioses de los Yoruba. Durante esos primeros tiempos solo la diosa Olokun vivía en la tierra gobernando el inmenso mar ya que los otros dioses vivían en el cielo acompañando a el dios máximo Olorum.  El dios obatala se acerco a Olorum y le pidió que le diera el poder para viajar a la tierra y crear tierra para vivir. El dios Olorum, acepto  y envió a obatalá donde el dios Orunmila El dios de la sabiduría y la adivinación  para que le diera las instrucciones de como crear la tierra firme y sus habitantes.  El dios Orunmila recibió a Obatala y le explico que para crear tierra firme en los dominios acuáticos de Olokun tendría que conseguir algunos elementos importantes. Para ello tendría que conseguir una cadena dorada que colgaría del cielo y asi descender sobre las aguas sin caer en ellas. Luego tomando una concha de caracol llena de arena que debería verterla sobre el mar lentamente hasta  que se formara un pequeño montículo de arena.  Luego debería poner una paloma y una gallina para que ellas, con sus patas escarbaran la arena y asi esparcieran hacia todas las direcciones la arena formando con esto valles y montañas.  Y asi lo hizo obatala, bajo por la cadena de oro con una concha llena de arena, una gallina y una paloma y cumpliendo las instrucciones vio como de las patas de la gallina y la paloma comenzaba a formarse extensiones de tierra sobre el mar.  Y luego obatala salto sobre las tierra formada y la llamo ife. El reino de la tierra seca. Para celebrar el nacimiento de la nueva tierra seca y para permitir que otros seres vivieran allí, Obatala, tomo una nuez de palmera y la planto. Y de allí surgio la primera palmera en la tierra y esta palmera dio frutos y sus frutos cayeron a la tierra fértil y otras palmeras crecieron formando un primer bosque de palmeras.  Olorum envió a su sirviente el chamaleon Agemo para que supervisara los avances de Obatala  cuando Agemo llego el dios  se quejo de que no había suficiente luz para que los bosques crecieran cubriendo toda la tierra seca. El camaleón llevo la queja a dios supremo Olorum y este viendo los progresos de Obatala, creo el sol para que con sus rayos y su calor le ayudaran a las plantas a crecer y multiplicarse.  Y el mundo Yoruma se creo, pero todavía faltaba algo. No había seres que recorrieran y vivieran en esas tierras. Asi que Obatala creo multiples figuras de hombres y mujeres  con un poco de arcilla y le pidió al dios supremo Olorum que les diera el aliento de vida. Este soplo sobre ellos y el mundo yoruma se lleno de hombres y mujeres. Obatala se sintió feliz con la creación final del hombre, pero Eshu el espíritu embaucador le ofrecio vino de palma para que celebrara y este gustoso lo tomo. Pero tomo tanto que se emborracho y comenzó a crear figuras con miembros retorcidos, espaldas jorobadas y otras muchas deformaciones.  Y cuando Olorum les dio vida, estos seres comenzaron a vagar por la tierra con sus deformación. Obatala al despertar de su borrachera vio estos seres y sintió pena por ellos y arrepentido decidió convertirse en el protector y defensor de aquellos hombres con discapacidades. Y cuentan los yorumas que hasta el día de hoy todo ser con alguna discapacidad es protegido por el dios obatala. Después de terminar su labor Obatala regreso a la cadena de oro que colgaba de el cielo y regreso a el para desde allí vigilar su creación.  Olokun la diosa del mar se