Fráter Prédicas

La Fráter

En donde la Biblia cobra sentido para el hombre de hoy… read less

¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?
Jan 19 2022
¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?
En esta época de pandemia, en la que la enfermedad aafectado a tantas personas de manera directa o indirecta, podemos hacernos estapregunta: ¿Por qué le están pasando cosas malas a gente buena? La respuesta mássimple es que, aún vivimos en un mundo caído, donde aún las enfermedades, lascatástrofes y las acciones de los hombres causan dolor. Este mundo está aúnbajo los efectos del pecado. En este mundo, aún hay sufrimiento, aún haymuerte. Tanto la naturaleza, a la que pertenecen los virus y las calamidades,así como la naturaleza humana, provocan ese sufrimiento. La respuesta no tan simple es que “no le pasan cosasmalas a gente buena, porque no hay gente buena”. ¿En base a que llamamos a lagente buena? En que no eran asesinos o políticos corruptos. En que cuidaban desus familias y trataban bien a sus semejantes. La realidad es que, ante las exigenciasde la ley moral de Dios, “todos hemos pecado y estamos apartados de la gloriade Dios”. Es decir, por más bueno que alguien parezca a nuestros ojos, ante losojos de Dios nadie es bueno, porque todos tenemos malas intenciones, malospensamientos, y malas acciones.Se que esto puede ser difícil de aceptar o deprocesar. ¿No hay gente buena? No hay gente buena de acuerdo con los estándaresde Dios. En comparación con la perfección de Dios, no, no hay gente buena.Y la tercera respuesta es aún más compleja deentender: el sufrimiento es tan misterioso, que hasta Dios se sometió a él. Elsufrimiento de Cristo, no solo el de morir en la cruz, sino el sacrificio devestirse de humanidad, es incomprensible. Y aún otra buena noticia: un día acabará todossufrimiento: un día Dios enjugará toda lágrima de nuestro rostro, porque ya nohabrá más llanto ni más tristeza, ni más dolor. Pero mientras ese día llega,debemos recordar las palabras de Jesús: en este mundo afrontarán aflicciones,¡pero anímense! Yo he vencido al mundo.
¿Por qué negamos el dolor?
Dec 15 2021
¿Por qué negamos el dolor?
Algunas veces negamos el dolor. Puede ser que la causa que haya generado el dolor en nuestras vidas sea algo vergonzoso y por eso preferimos ignorarlo o callarlo. A algunos nos pudieron haber dado una falsa enseñanza de que los creyentes no vamos a sufrir ó que no nos va a pasar nada malo y que no debemos ser negativos. Pero algo que debemos de entender es que el dolor es parte de la vida de toda persona y de todo creyente.  Es por eso que Jesús nos dice en Juan 16:33 (NVI) “Yo les he dicho estas palabras para que en mí hallen paz; en este mundo afrontarán aflicciones pero anímense yo he vencido al mundo”.  El mismo Jesús tuvo sufrimientos, dolor y pasó por angustia, pero Él no las negó, Él oró, buscó a Dios y las habló con sus discípulos.  “Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, les dijo siéntense aquí mientras voy más allá. Se llevó a Pedro y a los 2 hijos de Zebedeo y comenzó a sentirse triste y angustiado. Ésta es la angustia que me invade que me siento morir les dijo; quédense aquí y manténganse despiertos”. Mateo 26:36  Debemos aprender del ejemplo de Jesús al momento de sentir dolor y angustia. Ser humildes, rendirnos ante Dios y confesarle eso que nos está doliendo en oración; buscarle y no vivir de apariencias porque tarde o temprano vamos a sufrir. Cuando le entregamos al Señor nuestras cargas, es cuando esa paz que sobrepasa todo entendimiento llega a nuestras vidas.
¿Por qué no funciona mi matrimonio?
Dec 14 2021
¿Por qué no funciona mi matrimonio?
Esta pregunta se la han hecho la mayoría de matrimonios en algún momento. Con mi esposa también nos preguntamos esto. ¿Por qué era que nuestro matrimonio no funcionaba a pesar de que ambos éramos cristianos, conocíamos la palabra de Dios y habíamos decidido honrar a Dios en nuestras vidas? ¿Por qué era que no estaba funcionando nuestro hogar?Con el tiempo el Señor trajo el entendimiento del por qué nuestro matrimonio estaba fracasando y la respuesta era el orgullo.  El orgullo es ese ídolo que está en nuestro corazón donde nosotros somos lo más importante, donde creemos que somos nosotros los únicos que sabemos lo que es bueno para nuestro matrimonio, donde no aceptamos nuestros errores, donde creemos que el problema es nuestro cónyuge y que es su conducta la que debe de cambiar y no la nuestra. Esto sucede porque no hemos permitido que el carácter de Cristo sea formado en nosotros y ante esa carencia del carácter de Cristo nos molestamos, nos enojamos, no podemos resolver nuestras diferencias de manera adecuada y no podemos servir a nuestro cónyuge como nos lo pide la Biblia. ¿Cuál es la respuesta?  “Vivan en armonía los unos con los otros; no sean arrogantes sino háganse solidarios con los humildes, no se crean los únicos que saben."Romanos 12:16 (NVI)¿Cuál es la solución? Someter nuestra vida al Señor y tener una actitud de humildad para reconocer nuestros errores. Es importante entender que debemos someter nuestra vida; no someter la vida de nuestro cónyuge, porque el querer cambiar a nuestro cónyuge es un caso perdido. El único que puede cambiar a nuestro cónyuge es el Espíritu Santo a través de la palabra de Dios. Así que nuestro trabajo como esposos o esposas es hacer en nuestra vida la voluntad de Dios y esperar que sea él el que obre en el corazón de nuestro cónyuge; al hacerlo vamos a permitirle al Señor que nos dé la madurez que necesitamos para vivir en armonía.